Archivo | julio 2012

FLORES DE BACH, qué son?

Se trata de una serie de 38 remedios que se toman con el fin de aliviar estados emocionales negativos y activan nuestros recursos anímicos para superar enfermedades.
Estos remedios fortalecen nuestro cuerpo físico y mental y bien utilizados proporcionan un autoconocimiento imprescindible para sentirnos plenos.
Son también una forma de encontrar respuestas y de aliviar las sensaciones de incomodidad.
La soluciones verdaderas, están dentro de nosotros y el
conocimiento es fundamental para llegar a la raíz de nuestros conflictos y a la reconciliación con la vida.
Cada preparación se elabora de forma personalizada, resultado de una entrevista a través de la cual el profesional obtiene la información requerida para poder elaborar el remedio indicado para cada persona.
Lic. Marcela S. Pereyra
Col. 19259
CITA PREVIA:  651 821 085
Foto: FLORES DE BACH, qué son?<br />
Son una serie de 38 remedios que se toman con el fin de aliviar estados emocionales negativos, y proporcionarnos conocimiento y medios para superar nuestras enfermedades. Estos remedios fortalecen nuestro cuerpo físico y mental y bien entendidos proporcionan un autoconocimiento imprescindible para sentirnos plenos.<br />
Son también una forma de encontrar respuestas y de aliviar las sensaciones de incomodidad.<br />
La soluciones verdaderas, están dentro de nosotros y el conocimiento es fundamental para llegar a la raíz de nuestros conflictos y a la reconciliación con la vida.<br />
Cada mezcla se elabora de forma personalizada, resultado de una entrevista a través la cual el profesional obtiene la información requerida para poder elaborar el remedio indicado para cada persona.<br />
Lic. Marcela S. Pereyra<br />
Col. 19259<br />
CITA PREVIA: 651 821 085

PSICOFÁRMACOS EN CUESTIÓN

Los desórdenes emocionales son los trastornos mentales con mayor prevalencia en la población y son muy frecuentes en las consultas de Atención Primaria (AP). En España, con entrevista diagnóstica clínica, el 18,5% de los pacientes de AP presenta algún trastorno de ansiedad y el 13,4% un trastorno depresivo; mientras que si se utiliza una prueba de cribado basada en el método de autoinforme, estas cifras alcanzan el 25,6% y el 35,8%, respectivamente.

Como es sabido un elevado porcentaje de los pacientes con trastornos de ansiedad y del estado de ánimo no recibe tratamiento alguno y para los casos tratados, la gran mayoría sigue tratamiento farmacológico, con el que sólo uno de cada tres recibe un tratamiento mínimamente adecuado a la evidencia científica. Así, en nuestro país para los trastornos de ansiedad sólo el 0,9% de los pacientes con alguno de estos trastornos recibe tratamiento psicológico (que es el que goza de mayor evidencia para estos desórdenes), un 27,1% tratamiento psicológico y farmacológico, mientras que un 33% recibe tratamiento exclusivamente farmacológico y el 39% no recibe ningún tratamiento.

El primer problema que vemos es el elevado número de casos no tratados, muchas veces por falta de información del paciente (que puede no demandar tratamiento porque no sabe qué le pasa), así como por la falta de reconocimiento del trastorno por parte del médico de AP, cuando el paciente acude a este servicio. Así, el porcentaje de personas con depresión correctamente diagnosticadas en AP alcanza tan sólo el 22% y únicamente un cuarto de los casos diagnosticados como depresivos son “casos reales”. Véase Cano-Vindel, Salguero, Wood, Dongil y Latorre (2012).

El segundo problema es que un 16% de la población consume psicofármacos en el último año. En muchos casos el consumo se vuelve crónico e incluso se genera una dependencia sin que el o los trastornos de ansiedad y/o depresión hayan remitido, a pesar de los psicofármacos, a pesar del tratamiento biológico. El caso más claro es el consumo de tranquilizantes para el tratamiento de los trastornos de ansiedad. El 11,4% de la población española ha consumido este tipo de fármacos en el último año, a pesar del escaso apoyo empírico a favor del tratamiento de los trastornos de ansiedad con este tipo de fármacos. Véase Cano-Vindel, Dongil-Collado y Wood (2011) para una actualización sobre el tratamiento de los trastornos de ansiedad.

De acuerdo con la evidencia científica, la etiología de los trastornos de salud mental comunes (trastornos de ansiedad y trastornos del estado de ánimo) es multifactorial e implica factores psicológicos, sociales y biológicos. Si el origen no es exclusivamente biológico, ¿por qué el tratamiento debería serlo? Muchos de estos trastornos mentales comunes tienen etiologías similares e incluso desde hace más de una década el enfoque transdiagnóstico considera que el tratamiento de los mismos puede abordarse en grupo, sin diferenciar categorías diagnósticas entre ellos, debido a la gran comunalidad de técnicas y principios existente en el abordaje de los mismos. (INFOCOP)

SÍNTOMAS A TENER EN CUENTA PARA IDENTIFICAR LA DEPRESIÓN

-Pérdida de interés o placer en pasatiempos, trabajo y actividades que solía disfrutar (anhedonia).
-Disminución de energía, cansancio, sensación de lentitud.
-Trastornos del sueño: ganas de dormir excesivas, insomnio o mala calidad del sueño.
-Irritabilidad, inquietud, hostilidad.
-Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones.
-Trastornos de alimentación: falta o exceso de apetito.
-Sensación de ansiedad, baja tolerancia frente a situaciones de stress.
-Pensamientos recurrentes de muerte.
-Síntomas físicos inexplicables, dolores de cabeza recurrentes, problemas digestivos.
-En ocasiones la depresión viene acompañada de ansiedad y los síntomas de ansiedad pueden ser más notorios que el estado de ánimo deprimido.
Es importante tener en cuenta que para tener un franca sospecha de depresión deben aparecer más de uno de estos síntomas asociados y en el caso de que aparezcan lo importante es hacer la consulta adecuada como así también detectar de qué grado de depresión se trata (leve, moderada o crónica, esta última en el caso de mantenerse durante años).

TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DEL TINNITUS O ACÚFENOS (escucha de un zumbido o pitido dentro de la cabeza)

El objetivo del apoyo psicológico es conseguir que la persona afectada pueda convivir con el acúfeno sin perder calidad de vida. Este mismo es complementario de la medicación y del tratamiento auditivo, todos pueden coexistir y es lo más recomendado para asegurar el éxito.

Etapas:
• Evaluación del estado de ánimo.
• Estudio de la personalidad.
• Nuevos aprendizajes.
• Afrontamiento.
• Entrenamiento en relajación.
• Evaluación de los resultados.
• Seguimiento. 
El objetivo es obtener la HABITUACION -acostumbramiento- al acúfeno, ésto es, el resultado de un trabajo continuo que va obteniendo logros a medida que se cumplen todas y cada una de las fases del tratamiento psicológico; en síntesis: poco a poco dejará de ser el centro de nuestro interés, y con ello recuperaremos la concentración en nuestras actividades diarias y volveremos a nuestras tareas cotidianas, en otras palabras, mejoraremos la calidad de vida perdida por causa del acúfeno.

ABORDAJE TERAPÉUTICO DELOS PROBLEMAS RELACIONADOS CON LA IDENTIDAD Y ORIENTACIÓN SEXUAL

Imagen(Nuevo informe de la APA)
En este nuevo informe, el grupo de trabajo concluye en que no es cierto que las personas con identidad u orientación homosexual presenten un trastorno psicológico, sino que se trata de un patrón normal, aunque sea minoritario. La principal fuente de estrés y malestar es la no aceptación, necesitando en algunos casos apoyo o tratamiento psicológico para aprender a manejar y a afrontar de un modo más adecuado este estrés.
También concluye en que los esfuerzos dirigidos a cambiar la orientación sexual y las manifestaciones comportamentales de ésta no son en absoluto eficaces, puesto que los resultados evidencian que no se produce cambio alguno y cuando éste tiene lugar, no se mantiene a mediano-largo plazo. Es más, este tipo de intervenciones (las de revertir la identidad y orientación del sujeto) tiene efectos secundarios de carácter negativo, puesto que incrementa el riesgo de desarrollar problemas relacionados con el estado de ánimo, con ansiedad e, incluso, desarrollar comportamientos suicidas, así como reduce el deseo sexual.
Tanto en adultos como para niños y adolescentes, el tratamiento psicológico que más apoyo ha recibido es la terapia afirmativa, cuyo principal objetivo está dirigido a asumir la identidad sexual que presenta la persona y a desarrollar un afrontamiento efectivo para combatir el rechazo.
Se establecen las siguientes fases terapéuticas:
-Aceptación y apoyo
-Evaluación
-Desarrollo de un estilo de afrontamiento activo y efectivo, tanto a nivel cognitivo como emocional, para combatir rechazo y conflictos asociados
-Promoción, desarrollo y fortalecimiento del apoyo social de las personas
-Exploración de la propia identidad sexual y desarrollo de una aceptación de la misma
En la población infanto-juvenil es fundamental fortalecer una autoestima positiva, así como también es necesario trabajar con la familia para fomentar la aceptación de esta situación, con la escuela y con la comunidad.

Extracto del informe de American Psychological Association (APA)

CITA DE SIGMUND FREUD, AÑO 1923

“Como meta del tratamiento puede enunciarse lo siguiente: Producir por la cancelación de las resistencias y la pesquisa de las represiones, la unificación y el fortalecimiento más vastos del Yo del enfermo; ahorrándole el gasto psíquico que suponen los conflictos interiores, dándole la mejor formación que admitan sus disposiciones y capacidades, y haciéndolo así, en todo lo posible, capaz de producir y de gozar. La eliminación de los síntomas patológicos no se persigue como meta especial, sino que se obtiene, digamos, como una ganancia colateral -si el análisis se ejerce de acuerdo con las reglas. El analista respeta la especificidad del paciente, no procura remodelarlo según sus ideales personales (..) y se alegra cuando puede ahorrarse consejos y despertar en cambio la iniciativa del analizado.”
SIGMUND FREUD, 1923Imagen