Archivo de etiquetas| COACHING

ALGUIEN DICE GRACIAS…

FLORES PARA MÍ

A ver…Cómo comienzo…Estas flores generaron un cúmulo de emociones en mi ser como profesional y como persona.

Todo surgió como agradecimiento de una paciente hacia mí.

Ayer llego a la consulta y ella estaba en la sala de espera, sentada; se la podía ver detrás de estas flores, con una sonrisa radiante.  Las flores eran para mí y ella lucía esa sonrisa agradecida, feliz por su cambio, logro del trabajo conjunto que llevamos a cabo en la consulta, y feliz por su regalo.

Cuando me lo da, me emociono, por el gesto, por las flores (amo las flores) y por ella.  Me dice:- Gracias!

Yo también estoy agradecida, le digo que me encantan las flores, pero estoy agradecida por el regalo y por su compromiso con el espacio que compartimos, por su implicación; son todos esos elementos los que me ratifican en mi profesión, es gracias a los pacientes-clientes que se comprometen y se implican que cada día reelijo lo que hago y crezco y florezco con ellos.

Hasta aquí una primera lectura, cada vez que aparece un enunciado, se dice lo que se que se quería decir y algo más…Siempre hay algo más.  El regalo es una metáfora, no son sólo flores, son plantas: con sus raíces, sus troncos y hojas.  El regalo es una representación de su transformación, ella ahora pisa sobre un suelo más firme, ha descubierto su lugar y a partir del fortalecimiento de sus raíces ha podido “florecer” y luce de colores…

También es una metáfora del lazo que nos une, ella no lo sabía pero una de sus elecciones es una planta muy significativa para mí: el jazmín, que aquí no es una planta común y a mí me encanta, la flor y su perfume; los colores también son importantes para mí, eligió un regalo alegre y colorido como luce ella ahora.

Por eso ahora soy yo la que dice: -¡GRACIAS!

Anuncios

“ALGÚN DÍA NUNCA LLEGA…”

Todos tenemos metas y objetivos que nos vamos proponiendo a lo largo de nuestra vida, muchas veces los alcanzamos y vamos avanzando con nuestros logros; pero, a que te ha pasado en alguna ocasión en la que no puedes llegar hasta el final, comienzas el camino y te dispersas o crees que el objetivo que te has propuesto es inalcanzable y no logras empezar…
Si has pasado por esta situación en algún momento o aún estás en ella y tienes metas u objetivos “archivados-para-algún-día” necesitas un coach. Sí, porque la llegada de “algún día” depende de ti y con ayuda lo puedes conseguir a través del coaching.

Imagen

Es un proceso mediante el cual el profesional coach acompaña a su cliente (coachee) a través del aprendizaje, en la exploración y descubrimiento de nuevas creencias a conseguir sus objetivos.
Fundamentalmente se trata de un proceso de aprendizaje y autoconocimiento en el que,  con la guía del profesional, se recurre a los recursos propios con los que cuenta el cliente .
Se puede aplicar a múltiples campos: personal, empresarial, trabajo en equipos, liderazgo, familiar, profesional.
No postergues más. Existe un camino posible… ¡Encuentra el tuyo!

Lic. Marcela S. Pereyra Rojas

Psicóloga-Coach-Formadora

Col. 19259

Móvil: 651 821 085

CELOS EN LA PAREJA: ¿UNA MUESTRA DE AMOR?

Todos en mayor o en menor medida somos “celosos” de nuestras pertenencias, las cuidamos, tememos perderlas o que se dañen.  Este sentimiento nos resulta conocido, verdad?

Ahora bien, ya en el enunciado de la frase surge una cuestión, acabo de hablar de PERTENENCIAS, de bienes que son nuestros… podemos hablar de la misma manera de una pareja?  Ya desde el punto de partida de considerar a nuestra pareja como a una “pertenencia”, algo que es de nuestra propiedad, estamos mal plantados en la situación.

Claro que cuando amamos a alguien, se constituye en algo preciado para cada uno de nosotros y este hecho, le otorga un valor único y difícil de mesurar.

Entonces podemos coincidir con que sufrir celos de forma moderada es una respuesta emocional normal y hasta halagadora para la pareja porque, de esa manera puede percibir lo importante que es para el otro.

Imagen

El problema surge cuando comienzan a sentirse de una forma exagerada y descontrolada puesto que lo convierten en algo patológico.

Veníamos reflexionando acerca de que los celos son un sentimiento de temor a perder aquello que amamos y que en pequeñas dosis, pueden colaborar a potenciar la relación pero, cuando se vuelven enfermizos nublan la razón del que los sufre.

Aparecen sospechas de manera constante y lo que es peor, basadas en hechos inexistentes, el miedo a ser abandonados concluye en un insistente control sobre la pareja.

Lo contrario ocurre cuando estamos seguros de nosotros mismos y de nuestra pareja, los celos no tienen la misma intensidad ni duración.

¿Cuál sería la causa de ser celosos?

En principio, las personas que no son seguras de sí mismas no se sienten merecedoras del amor de su pareja, lo que genera desconfianza por el otro.  El objeto de amor se constituye en algo sobrevalorado, ésto es para todos los enamorados sólo que la persona que está segura de sí misma no vive esta sobrevaloración como algo amenazante sino como un logro que vive con felicidad y del que puede disfrutar y puede pensar: “Esta maravilla de persona me ha elegido a mí para compartir parte de su vida…Soy realmente afortunado.”; cuando la imagen que cubre el pensamiento del inseguro es: “Alguien tan increíble como él no puede haberse fijado en alguien como yo, en cualquier momento conocerá a otra persona mejor y me dejará”.

Por otro lado, las experiencias de vida que conlleve afectarán su percepción.  Ya sea experiencias familiares, por ej.: el modelo de pareja de sus padres, o experiencias de parejas anteriores, en el caso de que haya habido una traición y por último, personas con ciertos rasgos de personalidad pueden tener una tendencia a ser desconfiados en exceso y desarrollar una celotipia.

¿Existe una posibilidad de controlar los celos?

Lo importante es ser conciente de qué situaciones activan las crisis de celos para poder gestionarlas sin mayores consecuencias, en el caso de te encuentres tomado por la espiral y no haya forma de controlarlos, lo conveniente es consultar con un especialista para poder dar una solución al problema.

Antes, puedes intentar los siguientes caminos:

Conectarte con los sentimientos que te unen a tu pareja y nutrirte de lo que ambos tienen cuando están juntos, estos pensamientos son los que tienen que desplazar a los destructivos que te hacen desconfiar.  Se trata de ser lo más objetivo posible y distinguir entre la realidad y lo que está desdibujando tu imaginación.

Otra cuestión de mucha importancia es la de evitar controlarlo todo en la vida de tu pareja.  Aquí radica la importancia de tener en claro que una pareja es la unión de dos personas con gustos e intereses en común por un lado, y por el otro, hablamos de personas que tienen otras áreas en su vida además de la pareja: amigos, familia, estudio, trabajo, tiempo para sí mismos, hobbies; es decir, personas en la que ninguna es de la propiedad del otro.  El control permanente sobre tu pareja sólo genera agobio y falta de aire.

Imagen

Reflexionar sobre lo que sientes con el fin de aclarar tus ideas, ayudará a que puedas expresarte con sinceridad y descubrir tus miedos y necesidades.  Son los primeros pasos del camino hacia la solución.

No se trata de culpabilizar a otros de lo que te ocurre.  Es importante reconocer las responsabilidades propias de tus sentimientos y de tus actos, lo que hace que dependa de tí y que seas la única persona que pueda promover este cambio.

Lic. Marcela S. Pereyra

Col. 19259

Móvil: 651 821 085

TEMAS DE COACHING: LA IMPORTANCIA DE LAS METAS

A lo largo de nuestra vida nos encontramos con diferentes momentos en los que vamos fijando distintos objetivos para alcanzar, algunos los enunciamos y analizamos a conciencia, voluntariamente; otros, los vamos cumpliendo de forma espontánea.  Si lo miramos con atención, nuestra vida es una sucesión de proyectos desarrollados.

Imagen

Por medio del coaching una persona -coachee- puede desarrollar su proyecto para conseguir una meta, un objetivo con el acompañamiento del coach.  Se trata de un proceso complejo que se inicia en la concreción de lo que se quiere lograr hasta cumplir con los pasos requeridos para alcanzarlo, en el mismo intervendrán diversos factores como motivación, resolución, constancia y autoconfianza.

En primer lugar, el objetivo deber ser claro y concreto.  La meta que se quiera alcanzar tiene que tener unos límites precisos y definidos.  Una característica importante a tener en cuenta es que debe ser sintónica con tus valores, no puede haber conflicto de intereses entre la meta y la persona, tienes que poder apropiarte de lo que quieres alcanzar; para poder identificar esta característica es muy útil preguntarse por las prioridades que tienes en la vida.

También es imprescindible que la meta que te propones sea medible; clara y concreta,  alcanzable, que se diferencie de un anhelo o un sueño; debe tener una temporalidad, lo que significa que ha de plantearse con un plazo lógico para su realización y finalmente, significativa para tí, lo que hará que la motivación se sostenga durante el proceso.  El objetivo tiene que ser propio, es muy difícil cumplir con la expectativas ajenas si no significan nada para tí.Imagen

Una vez establecida la meta habrá que diseñar un plan estratégico para arribar al objetivo. Qué acciones intermedias se requieren para ir haciendo el camino, qué herramientas necesitarás; cuál es el bagaje con el que ya cuentas y qué será preciso mejorar o adquirir…Éstas son preguntas que colabararán con el diseño del plan que requerirá tu proceso.  Hemos de tener en cuenta que, a medida que se avanza se requiere una revisión del plan, poder preguntarse en qué momento estamos respecto del inicio y si podemos seguir en este sentido o será necesario hacer algún ajuste; para ello se requiere de una estructura de soporte con la cual cotejar resultados parciales, dentro de la estructura podemos contar con personas, apuntes en los cuales registremos aciertos y errores, todos los elementos forman parte del aprendizaje y del crecimiento personal.

Imagen

No será fácil pero tampoco imposible, con los ingredientes adecuados y el acompañamiento del profesional idóneo puedes lograr tus metas!

Lic. Marcela S. Pereyra Rojas

Psicóloga Coach

Colegiada 19259