DEPENDENCIA AFECTIVA

La dependencia afectiva es el conjunto de pensamientos, sentimientos y conductas que hacen que una persona sitúe la fuente de su bienestar y valía en el exterior, sin confiar en sus propios criterios parea evaluarse a sí misma y a las situaciones.  Como el exterior se entienden las relaciones sociales que tiene la persona.

CORAZÓN OPRIMIDO

 

Es algo adquirido-aprendido personas que han aprendido a vivir con funcionamiento dependiente, lo que permite desaprenderlo.

 RASGOS GENERALES DE LAS PERSONAS DEPENDIENTES

dependencia_emocional

La persona dependiente afectiva se encuentra con que, al mirar en su interior no ve algo válido o fiable por lo que necesita guiarse por lo que ocurre afuera, criterios de los demás, lo que se opina de ella, la valoración y el afecto que le dispensen éstos para sentirse válida y dar los siguientes pasos.  Necesitan hacer méritos, hacerse dignos de ser queridos y valorados para obtener esa sensación.

Puede haber dos consecuencias: que la persona sea sumisa (será más vulnerable a la manipulación) o agresiva (será manipulador con celos injustificados, desconfianza, exceso de control).  Hay imposibilidad de asertividad.

La felicidad se torna dependiente y el otro, para las personas dependientes, es la única fuente posible de felicidad.  Hay un punto de la relación en la que la persona dependiente comienza a manipular de diversas maneras, entre ellas: el chantaje emocional.  Para la persona posible víctima de  manipulación será fácil detectar el mecanismo y estar alerta, las emociones o sensaciones corporales son indicadores claros de que se le está pidiendo algo que está en contra de sí misma, de sus valores, de sus anhelos.  Hay personas más influenciables que otras pero no es lo mismo que ser dependiente, tienen un límite de autoestima que va más allá y es hasta ahí donde permiten llegar e impedir el abuso.

La única posibilidad de alcanzar la felicidad es sintiéndonos bien con nosotros mismos, coherentes y en paz con nuestros criterios.

MEDIDAS

Aprender a escuchar las señales de nuestro cuerpo, confiar en nuestro criterio y aprender a cuidarnos a nosotros mismos, reconocer nuestro valor, nuestros recursos a través del autoconocimiento.

Lic. Marcela S. Pereyra Rojas

Col. 19259

Psicóloga- Psicóloga Coach

Móvil: 651 821 085

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s