TERAPIA DE PAREJA

Cuando iniciamos un proyecto de pareja suele ser el resultado de un encuentro por amor de dos personas, de las que surge la necesidad de formar una familia o llevar a cabo un proyecto de vida en común.

Lo esperable de esta empresa es que la unión enriquezca la vida personal de cada uno de los integrantes, pero para ello se requiere un grado de madurez individual y una posición subjetiva clara en cuanto a objetivos a alcanzar en la vida.

En el transcurso de la convivencia puede haber episodios de plena complementariedad, compañerismo, pasión; así como dificultades ante las adversidades, acostumbramiento, desconfianza o insatisfacción.

En estos avatares, los integrantes de la pareja son actores y responsables del recorrido que transitan.

Puede haber diferentes situaciones que provoquen una crisis en la pareja, un desencuentro.  Cuando ésto ocurre hay un estancamiento de la relación en la que se tiene la sensación de girar alrededor de las mismas cuestiones que generan conflicto, repitiendo las misma argumentaciones por ambas partes.

Puede ocurrir que la pareja sea capaz de romper el círculo del conflicto recuperando la comunicación y encontrando posibilidades para una salida exitosa, en otros casos, requerirá la consulta con un especialista.

Hay ciertos prejuicios respecto de esta consulta por temor a abrirse a un desconocido, a agravar el conflicto, a remover y reactivar situaciones pasadas…Si bien son cosas que pueden ocurrir en la consulta, no son generadas por ella, sino que eran preexistentes y sólo a través del trabajo conjunto podrán resolverse.

A pesar de que la fantasía de cada uno de los integrantes gire alrededor de que la incomprensión o el fallo radica en el otro, una condición imprescindible para iniciar una terapia es el reconocimiento de que en temas de pareja siempre hacen falta dos, con el correspondiente compromiso e implicación por parte de ambos.

El profesional se incluye como tercero, y ofrece un punto de vista distinto con el fin de orientar a la pareja en cuanto al reconocimiento de las dificultades, por un lado y por el otro, de recursos con los cuales se pueden afrontar.

Lic. Marcela Pereyra

Colegiada 19259

Móvil 651 821 085

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s